Sé que no me va mirar…

Pero la miro.

Sé que no me va contestar…

Sin embargo le escribo.

Sé que no me merezco su aire…

Aún así la suspiro.

Sé que nunca encontraré su piel, que mis gritos caen al vacío.

Y maldita sea…

Sigo vivo.