Ya lo sé querida…

Yo también duermo más solo que acompañado, a mi también me basta una mano para enumerar los amores mientras que para contar los desvelos me faltan dedos.

A mi también me sobra más de la mitad de la cama, a mi también me aborda el insomnio cada vez que le viene en gana.

Ya lo sé querida…

Sé que sabes lo mismo que sé yo.

Sé que sabes que para hablar de nosotros dos…

No podemos nombrar a Dios

Anuncios