Cuando se hace de noche mandan las dudas, las estrellas fugaces, mandan las ganas… Manda la piel y la luz de la Luna.

Cuando se hace de noche somos presas de la voluntad cohibida, somo carne de cañón de las miradas prohibidas.

Cuando se hace de noche apenas somos algo más que humanos, somos escalones evolutivos de nuestra séptima vida.

Cuando se hace de noche…

Quedarse quieto es un suicidio…

Pero salir corriendo tampoco es la salida.