Soy un amasijo de pensamientos inadecuados y desordenados, un anarquista emocional, un politoxicómano del caos organizado.

Soy una voluntad tallada en piedra y pintada en la piel, soy amargo como el café sin azúcar, pero mi sangre es miel.

Soy una cara de malas pulgas, un océano de sentimientos, soy un iceberg.

Soy un hombre de sangre caliente porque vengo del frío…

Soy ventisca, y también abrigo.

Soy el que se ríe del futuro, y el que tienta al destino.

Soy un sendero…

Y la piedra que está en mitad del camino.