Nos perdimos entre suspiros y desvelos, entre sus fantasías y mis deseos, entre el pacto que rompimos y la realidad del juego.

Nos encontramos entre eclipses y supernovas, entre glaciares e infiernos, entre la hipotermia y el fuego.

Ella me piensa por las noches porque sabe que no las duermo, porque sabe que me pierdo, porque sabe que estoy perdido en un espejo.

Yo la siento a todas horas.

E intento encontrarme cuando la tengo cerca…

Y no perderla cuando está lejos.