Cuando escribamos poemas o poesías procuremos no abusar de la fantasía. Porque si todo lo que nos inventamos es mentira, si en todo lo que escribimos no incluimos un buen chute de realidad…

Nunca ningún lector podrá sentirlo de verdad.